miércoles, 12 de febrero de 2020

El triángulo del amor



Emociones que matan: La ira


Iglesia Cristiana Metropolitana
Domingo 09/02/2020
Santiago de Chile
Serie: Emociones que matan: La ira


Mensaje: Emociones que matan: La ira
Texto: Seleccionados

Introducción

Cuento del niño enojado y su abuela



I: ¿Qué es la ira?
Es la respuesta natural de la persona cuando se siente:
Ø  Atacada o lastimada, física y/o emocionalmente
Ø  ignorada, rechazada o excluida
Ø  engañada, acusadas injustamente o avergonzada
Ø  frustrada ante una pérdida o ante la imposibilidad de lograr lo que desea
Ø  inferior o devaluada.
La ira aumenta o se prolonga cuando pensamos que:
Ø  Algo es injusto
Ø  las cosas y las personas deberían ser diferentes
Ø  las personas tienen que actuar como nosotros queremos o pensamos que es lo correcto
Ø  alguna persona se siente superior a nosotros
Ø  alguien quiere aprovecharse de nosotros.
Ø  si nos enojamos, conseguimos lo que queremos
Ø  si atacamos primero, evitamos ser atacados,

Utilizamos el enojo para:
Ø  Evitar establecer relaciones cercanas, por no saber relacionarnos o por tener miedo de ser lastimado.
Ø  sentirnos fuertes o capaces y enmascarar así, un sentimiento de inseguridad o autoestima baja (como cuando tenemos una autoestima inflada).

Nos enojamos con facilidad cuando:
Ø  No controlamos nuestros impulsos
Ø  No pensamos antes de actuar
Ø  No toleramos la frustración
Ø  No sabemos manejar de otra manera la angustia o el miedo
Ø  No aprendemos a reconocer que el enojo puede ser síntoma de depresión

“La ira es una emoción que nos acompaña a lo largo de nuestra vida. No en vano, la ira siempre está presente en situaciones de conflicto, ya sean con otros o con nosotros mismos y puede oscilar desde una leve irritación hasta el más profundo de los odios.”

II. ¿Cuál es la función de la ira?

La ira predispone a la acción en un intento de protección de aquello que hace daño. Este es el origen de esta emoción.

III. Comprendiendo la ira
En la ira se despiertan tres tipos de respuestas:
1. La primera es la respuesta corporal, en la que el cuerpo se activa para la defensa o el ataque.
-Aumenta la presión sanguínea, lo que con el tiempo puede provocar un deterioro en las arterias
-Se eleva el pulso cardiaco y se genera taquicardia
-Aumenta la producción de sustancias químicas como la adrenalina, lo que altera el equilibrio natural del cuerpo
-Se desequilibra el sistema inmunológico
-Se provocan contracturas, dolores musculares y jaquecas
-Se acelera la respiración, provocando que el corazón bombee con más intensidad
-Aumenta el riesgo de padecer algunas enfermedades como gastritis, colitis y dermatitis
-flujo sanguíneo se dispara para actuar ante una amenaza percibida.
“Cuando este estado de excitación permanece estamos más predispuestos a actuar de forma impulsiva llegando a emitir conductas agresivas”

2. La segunda es una respuesta cognitiva, depende de nuestra manera de interpretar las situaciones. La valoración personal que hacemos de la situación le confiere un significado.
“De esta manera, las emociones están en función de nuestros pensamientos, así que cuando interpretamos una situación como un abuso, una injusticia, una falta de respeto o como un obstáculo para conseguir una meta, sentimos ira.”
"esto es intolerable", "como se atreve a tratarme así" "pero quien se cree que es", "la vida se empeña en ponerme trabas" etc, son el combustible perfecto para incrementar y prolongar los sentimientos de ira aumentando la posibilidad de ser agresivos.”
3. La tercera respuesta de la ira tiene que ver con la gestión conductual en estas situaciones, lo que hacemos.
-gritar
-golpear
-sacudir a la otra persona
-pegar portazos
-decir palabrotas
-guardar silencio
-“Patear la perra” (Transferencia del enojo)
-golpear la pared
-golpearse a sí mismo
-tirarse el pelo
-llorar
-etc
IV. Jesús y la ira
El Maestro al parecer, no se refiere directamente a la ira, pero hay tres citas relacionadas por antonomasia al tema. El se refiere a la mansedumbre
Mansedumbre:
Como mansedumbre se denomina la condición de manso. Se refiere a la docilidad, suavidad o benignidad en el carácter o en el trato. La palabra, como tal, proviene del latín mansuetūdo, mansuetudĭnis.
La mansedumbre es un valor altamente apreciado para quienes se someten a la disciplina religiosa, pues implica una gran humildad y autocontrol, así como una gran obediencia y una rígida observancia a las normas.
La mansedumbre, confundida a veces con debilidad, supone una gran fuerza interior y una enorme convicción para enfrentar situaciones difíciles o adversas sin recurrir a la violencia o caer presa de sentimientos de cólera y rencor
Mateo 5:5:         Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.
Mateo 11:29:     Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;
Mateo 21:5:       Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, Manso, y sentado sobre una asna, Sobre un pollino, hijo de animal de carga.
V. Consecuencias de la ira descontrolada
A nivel físico (algunas enfermedades producidas por el enojo oirá)
1. Arritmias                                                                                      
2. Daños hepáticos
3. Dolores musculares
4. Problemas estomacales
5. Dermatitis
6. Infartos
7. Colitis
8. Esofagitis

-A nivel familiar o social, nuestras relaciones se alteran o pueden terminarse.
Cuando estamos enojados, podemos lastimar física o emocionalmente, a los demás, dando como resultado resentimiento, deseos de venganza o alejamiento.
-Cuando no podemos manejar adecuadamente la ira, podemos desquitarnos con otras personas.
-A nivel emocional: Cuando sentimos que otras personas nos hacen enojar (o nos ponen tristes, tensos, etc.), les damos todo el control de la situación, aumentando así nuestra sensación de incapacidad y de rabia.
Nuestra respuesta puede provocarnos sentimientos de vergüenza o culpa, prolongando nuestro malestar.
-En el aspecto personal, nos enfocamos tanto en nuestro enojo y en la causa del mismo, que:
Dejamos de disfrutar otras situaciones o relaciones, nos es difícil analizar objetivamente la situación y encontrar soluciones adecuadas, afecta nuestro desempeño en cualquier situación.

Aplicación
1. La ira descontrolada es un pecado
2 Corintios 12:20:             Pues me temo que cuando llegue, no os halle tales como quiero, y yo sea hallado de vosotros cual no queréis; que haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desórdenes
Gálatas 5:20:      idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías
Efesios 4:26:      Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,          
Efesios 4:31:      Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.
Colosenses 3:8:                Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.
1 Timoteo 2:8:   Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda.

Santiago 1:19-20
Esto sabéis, mis amados hermanos. Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira; pues la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

Renunciar al pecado
1. Confesarlo
2. Renunciar a él
3. Arrepentirse

2. Consejos para controlar la ira y cuidar la salud física y mental
a. Tomarse un tiempo para responder                                       
b. Recurrir a técnicas de relajación
c. Cambiar el diálogo interno de negativo a positivo
d. Hacer ejercicio físico si el enojo es largo
e. Usar el humor para aliviar la tensión
f. Aprender a identificar lo que te enoja             
g. Hablar con un amigo comprensivo
h. Aprender a perdonar       
Conclusión
-La ira es una emoción necesaria pero que se debe controlar porque:
-produce daño a la salud
-en las relaciones
-el Maestro Jesús nos enseña a ser mansos

domingo, 26 de enero de 2020

Emociones que matan: El temor


Iglesia Cristiana Metropolitana
Domingo 26/01/2020
Santiago de Chile
Serie: Emociones que matan


El temor o miedo

Introducción

De acuerdo con el reporte “Depresión y otros Desórdenes Mentales Comunes”, en Chile 844.253 personas mayores de 15 años padece depresión, es decir, el 5% de la población. Y más de un millón sufre de ansiedad (6,5%)
La ansiedad está relacionada con el temor que a su vez se relaciona con muchos otros trastornos mentales.
El miedo es una emoción que va en aumento, porque la vida moderna presenta muchos peligros, reales e imaginarios:
-temor a una guerra mundial
-temor a la delincuencia
-temor a las enfermedades
-temor a perder el trabajo
-temor a estar solo o sola, etc

11 datos curiosos sobre el miedo

1. El miedo origina fuertes cambios fisiológicos
2. El miedo altera la percepción
3. El grado de miedo depende de una experiencia de control
4. Los ojos reflejan el miedo
5. Al parecer, los zurdos son más miedosos
6. Las arañas son el mayor miedo de los niños
7. Hay miedos que son universales
8. Miedos emocionales en todas las culturas
9. Hay personas que jamás experimentan miedo
10. Las supersticiones y las religiones fomentan el miedo
11. Situaciones que deberían causar miedo

5 miedos universales
1. Miedo a la muerte
2. Pérdida de autonomía
3. La soledad
4. Miedo a la mutilación
5. Daños y perjuicios al ego


 I. Que es el temor/miedo
El temor es una emoción clasificada en el grupo de las emociones básicas, de acuerdo con Goleman. Estas emociones básicas son seis y son las siguientes:
Ø  Felicidad
Ø  Tristeza
Ø  Enfado
Ø  Sorpresa
Ø  Miedo (temor)
Ø  Disgusto

Como temor se denomina el sentimiento de inquietud o angustia que impulsa a huir o evitar aquello que se considera dañoso, arriesgado o peligroso. La palabra, como tal, proviene del latín timor, timōris, que significa ‘miedo’ o ‘espanto’.
El Miedo tiene una familia:
Ø  Celos
Ø  Vértigo
Ø  Pánico
Ø  Envidia
Ø  Complacencia
Ø  Control
Ø  Perfeccionismo
Ø  Ansiedad
Ø  Estrés
Ø  Duda
Ø  Vergüenza

II. Función del temor
Cada emoción cumple una función. El temor o miedo también tiene una función doble:
Huir de aquello que está produciendo el temor o miedo o enfrentar el estímulo o situación.

III. La fisiología del temor
Efectos físicos      
-El miedo paraliza
-Fija toda la atención en el estímulo desencadenante.
-Un aumento de la presión cardiaca
-Sudoración
-Dilatación de pupilas
-Descenso de la temperatura corporal
-Aumento de conductividad de la piel
-Aumento del tono muscular (agarrotamiento incluso)

Efectos subjetivos
Los principales efectos subjetivos del miedo son:
-una gran sensación de malestar
-preocupación
-en ocasiones la sensación de pérdida total del control.
Expresión corporal
-Contracción de las cejas.
-Separación de los labios.
-Elevación de la parte inferior de las cejas.
-Contracción y descenso de las cejas.
-Alargamiento de la comisura de los labios.
-Silencios
-Aumento del tono de voz.

Afrontamiento
Hay cuatro estrategias diferentes para enfrentarse al estímulo amenazador: 1.Inmovilizarse
2. Amenazar o atacar
3. Retirarse                
4. Tratar de evitar el ataque del otro.

IV. Efectos emocionales del miedo

1. agobio
2. malestar
3. estrés
4. ataques de ansiedad
5. Ataque de pánico
6. Pérdida de la autoestima
7. Pérdida total de la confianza
8. Inseguridad
9. Vulnerabilidad
10. Culpabilidad.
11. Fobias
12. Evitación
13. Trastorno obsesivo compulsivo
14. Estrés post traumático

V. Efectos en la vida cotidiana

Con uno mismo
1. Problemas de autoestima grave
2. Inamovilidad, timidez
3. Problemas para tomar decisiones
4. Dificultades para encontrar pareja.
5. Dificultad laborales
6. Cuadros ansiosos
7. Pérdida de la paz interior, nerviosismo
8. Pérdida del gozo y la alegría



Con otras personas
1. Dificultades para relacionarse (miedo al rechazo o al ridículo)
2. Co dependencia emocional (temor al rechazo o al abandono)
3. Problemas laborales (miedo a exigir sus derechos)

VI. Tres ejemplos de temor o miedo en la Biblia

Elías: 1 Reyes 19:1-4
1 Acab dio a Jezabel la nueva de todo lo que Elías había hecho, y de cómo había matado a espada a todos los profetas.
2 Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero, diciendo: Así me hagan los dioses, y aun me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos.
3 Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado.
4 Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.

El gran profeta de Dios no estuvo exento del temor. Frente a la amenaza de muerte huyó y se olvidó de sus hazañas recientes. Junto con el miedo se deprimió y quería morirse.

Los apóstoles en la barca en medio de la tempestad
Mateo 10:22-34
22 En seguida Jesús hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud.
23 Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo.
24 Y ya la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario.
25 Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar.
26 Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: ¡Un fantasma! Y dieron voces de miedo.
27 Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!
28 Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.
29 Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.
30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame!
31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?
32 Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.
33 Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.
34 Y terminada la travesía, vinieron a tierra de Genesaret.

Las circunstancias eran tan contrarias que el miedo afloró en ellos aunque eran pescadores experimentados. La presencia de Jesús no logró calmar inmediatamente el miedo.

Las palabras de Jesús respecto del miedo.
Mateo 6: 25-34
El sermón del monte contiene 21 temas en los que el Maestro borda distintos aspectos de la vida. El tema 15 se refiere al afán y a la ansiedad, es decir el temor o miedo.
“Afanosos”: cuidado, afanosos, congojéis, estar ansioso, para cuidar a.
aprehensivo de algún peligro posible o de alguna desgracia.

Un resumen de la enseñanza de Jesús sobre el tema es el siguiente:

7 claves para controlar el miedo
1. No se debe temer respecto de la provisión para vivir: comida, bebida, vestido.v.25 , provisión de Dios
2. El hombre tiene un valor importante para Dios y es cuidado por Dios.v.26, cuidado de Dios
3. El afán es inútil, es Dios quien tiene el control. V.27
4. Se debe ejercitar la fe.v.30
5. Dios tiene conocimiento de las necesidades del hombre.v.32
6. Hay que tener las prioridades correctas, buscar el Reino de Dios en primer lugar.v.33
7. Hay que vivir un día a la vez.v.34

Aplicación
1. ¿El miedo ha sido un problema en mi vida?
2. ¿Cuántas oportunidades he perdido por el miedo?
3. ¿Mi cónyuge o mi familia ha sufrido debido a mis temores?
4.. ¿Vivo un día a la vez o vivo habitualmente preocupado por el futuro y sus temores?
5. ¿Cuándo siento temor soy capaz de ejercer fe en el control, provisión y la gracia de Dios?
Vivamos de acuerdo a estas 7 claves
1. Vivir confiando en la provisión divina
2. Confiar en el cuidado de Dios
3. Confiar que Dios tiene todo el control
4. Ejercitar la fe
5. Confiar que Dios conoce todas las circunstancias
6. Establecer las prioridades correctas
7. Vivir un día a la vez

Conclusión
El temor es la primera emoción de esta serie Emociones que matan.
Es una emoción que causa mucho daño en la vida de las personas:
-las paraliza
-les roba la paz interior
-no les permite disfrutar del día a día
Dios, en su Palabra nos dejó 7 claves para aprender a dominar el temor cuando este se vuelve irracional. Haremos bien en practicarlas y mejorar así nuestra calidad de vida para servir mejor a nuestro prójimo y de esa manera servir a Dios.

miércoles, 15 de enero de 2020

De un pozo a un palacio. Por qué sufrimos? III


Iglesia Cristiana Metropolitana
Santiago de Chile
Domingo 29/12/2019

Título: “De un pozo a un palacio. Por qué sufrimos? III
Texto. Seleccionados del libro de Génesis

INTRODUCCIÓN
LA VASIJA AGRIETADA
Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua.
Durante dos años completos esto fue así diariamente, desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque sólo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.
Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole: -“Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas sólo puedes entregar la mitad de mi carga y sólo obtienes la mitad del valor que deberías recibir.”
El aguador apesadumbrado, le dijo compasivamente: -“Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino.” Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vio muchísimas flores hermosas a lo largo del trayecto, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.
El aguador le dijo entonces -“Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi madre. Si no fueras exactamente cómo eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza.”
El sufrimiento son nuestras grietas, no siempre podemos hacer todo lo que nos gustaría hacer porque las circunstancias u otros factores no lo permiten, pero a pesar de nuestras grietas, o a través de nuestras grietas podemos ser usados para el bien y tener una vida con propósito.
De esto trata el mensaje de hoy, el último de la serie grandes hombres de Dios, lecciones para hoy.
Haremos tres paradas en lo que queda de la vida de José:                     
El PERDÓN
EL PROPÓSITO
El PLAN

I. El PERDÓN.
Génesis 45:14-15
14 Y se echó sobre el cuello de Benjamín su hermano, y lloró; y también Benjamín lloró sobre su cuello.
15 Y besó a todos sus hermanos, y lloró sobre ellos; y después sus hermanos hablaron con él.

José no puede seguir alargando más la situación. Sus hermanos están de vuelta con su hermano más pequeño, Benjamín. Los tiene allí en palacio a merced suya y toma una decisión. Revelarse a sus hermanos, decir la verdad, enfrentar su pasado y su herida.
Tiene dos opciones, vengarse de sus hermanos o perdonarlos. José, a pesar del sufrimiento que ha experimentado, opta por el perdón y nos enseña la primera lección de esta mañana. La sanidad frente al sufrimiento que otros nos han causado es el perdón.
Trece años atrás, o un poco más,  José era un adolescente, ingenuo, infantil, el favorito de su padre. Sus hermanos abusaron de él. Lo maltrataron, lo hirieron y finalmente lo vendieron como esclavo.
Ahora es el señor de la tierra, hombre de confianza de Faraón. Tiene todo el poder para destruir y matar a sus ofensores, pero este pasaje revela el corazón perdonador de José:
-se echó sobre el cuello de su hermano y lloró
-besa a sus hermanos y llora con ellos
Gn. 50: 15-20 deja ver que José perdonó a sus hermanos.
Frente al sufrimiento causado por otros el perdón siempre será el mejor camino, pero ¿qué es perdonar?
El Maestro amado es nuestro ejemplo de perdón.
Lucas 23:34 dice: Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes.
Pero. ¿Qué es el perdón? Cito a continuación al Dr. Dr. García Higuera
Veamos en primer lugar lo que no es:
1 El perdón no incluye obligatoriamente la reconciliación. Perdonar o pedir perdón son opciones personales que no necesitan de la colaboración de la otra persona. Sin embargo, la reconciliación es un proceso de dos. Por ejemplo, el perdón no supondrá nunca restaurar la relación con alguien que con mucha probabilidad pueda volver a hacer daño.
2. El perdón no implica olvidar lo que ha pasado. El olvido es un proceso involuntario que se irá dando, o no, en el tiempo. Hay ideas erróneas asociadas con el perdón como que si se perdona no se debe acordar o sentirse enfadado por lo ocurrido. Recordar algo es un proceso automático que responde a estímulos que se pueden encontrar en cualquier parte y los sentimientos que se tienen no se pueden modificar voluntariamente, las respuestas que damos cuando tenemos esos sentimientos si pueden llegar a ser voluntarias.
3. El perdón no supone justificar la ofensa que se ha recibido ni minimizarla. La valoración del hecho será siempre negativa e injustificable, aunque no se busque justicia o se desee venganza.
4. El perdón tampoco supone obligatoriamente levantar la pena al ofensor y que no sufra las consecuencias de sus actos. Para que se dé la reconciliación es preciso que el ofensor realice una restitución del daño que ha causado, si es posible, o cumpla la pena que la sociedad le imponga.
5. Perdonar no es síntoma de debilidad, porque no se trata de dar permiso al otro para que vuelva a hacer daño, sino que se puede perdonar cuidando de que no nos hagan daño de nuevo.
Entonces ¿qué es el perdón?
1. Perdonar consiste en un cambio de conductas destructivas voluntarias dirigidas contra el que ha hecho el daño, por otras constructivas.
2. Algunos consideran que perdonar no solamente incluye que cesen las conductas dirigidas contra el ofensor, sino que incluye la realización de conductas positivas .
3. Para perdonar, es preciso comprometerse, por el propio interés, con el pensamiento de querer lo mejor para esa persona, aunque sea solamente que recapacite y no vuelva a hacer daño a nadie o deseando que le vaya bien en la vida, etc.
4. El perdón no es un acto único que se hace en un momento dado, es un proceso continuo que se puede ir profundizando y completando a lo largo del tiempo.
José cumple con todo lo mencionado anteriormente.
No ha olvidado lo que pasó, pero tiene pensamientos cariñosos y no tóxicos hacia sus se da hermanos. Hace conductas positivas hacia ellos. De alguna manera que sus hermanos han restituido, a través de Benjamín, el daño que han causado. Ve como sus hermanos ruegan en favor del padre y lo cuidan, ve que ellos han cambiado de conducta.
No se queja, está comprometido con ellos y con la restauración de sus relaciones, invoca a Dios en medio del conflicto.
Ilustración
Corrie Ten Boom
A fines de 1944, y casi por milagro, su nombre fue incluido en una lista de personas que debían recuperar la libertad. Regresó a Holanda y pudo recobrarse de los problemas de salud contraídos durante el tiempo en que estuvo prisionera. Pasó en su propia casa de Haarlem el último invierno de la guerra, pero no permaneció inactiva. Como ella decía: ”Dios nos dio el amor para ser capaces de perdonar a nuestros enemigos”.
Corrie perdonó. Perdonó la pérdida de sus seres queridos y sus propios sufrimientos, aquellos que le fueron infligidos en la época de su permanencia en el campo de concentración. Y fue más allá. Un día de 1947, en Munich, un hombre quiso saludarla y pretendió estrecharle la mano. Al ver su rostro, lo reconoció de inmediato como uno de los guardianes más crueles de Ravensbrück, uno de los muchos ante los cuales tuvo que desfilar desnuda junto con su hermana Betsie cuando, según los especiales criterios impuestos por los nazis, seleccionaban a la gente que era todavía útil para el trabajo de aquélla que no lo era. ¿Cómo podía darle la mano a ese hombre?. Él le dijo que se había convertido al cristianismo después de la guerra y que creía que Dios lo había perdonado por todas las maldades que cometiera en el campo de concentración, pero que necesitaba que ella personalmente le dijera que lo perdonaba. Corrie lo hizo y le dio la mano.
Y como evidentemente tenía mucho amor para dar, fundó una casa de convalecencia en Bloemendal, destinada a la curación y el reposo de los sobrevivientes.
Sintió que su vida era un regalo de Dios y que necesitaba compartir lo que ella y su hermana Betsie habían aprendido en el campo de concentración: ”No hay dolor tan profundo que el amor de Dios no pueda llegar a él”.
A los 53 años de edad, Corrie empezó un ministerio mundial para difundir su fe y sus experiencias, que la llevó a viajar por más de 60 países en los siguientes 33 años de su vida.
En 1968, el Museo del Holocausto en Jerusalem (Yad Vashem) le pidió que plantara un árbol en memoria de las muchas vidas de judíos que ella y su familia salvaron. Así lo hizo y ese árbol aún crece allí.
A principios de la década del 70, su libro ”The Hiding Place” (El Refugio) se convirtió en un best seller. También se filmó una película basada en su historia en 1975.
Como se dijo anteriormente, Corrie era una mujer que tenía fe en Dios. En 1978 sufrió un accidente cerebrovascular que la dejó paralizada. Murió el 15 de abril de 1983, día en que cumplía 91 años. Es notable que haya partido de este mundo en esa fecha en particular. Según la tradición judía, solamente a la gente muy bendecida por Dios se le concede el privilegio especial de morir en el mismo día de su cumpleaños
Aplicación
1. ¿Cómo habríamos actuado nosotros en la misma situación?
2. ¿Hubiéramos sido capaces de superar esa ofensa?
3. No importa la ofensa, el camino de restauración es el mismo, el perdón.
4. ¿Tenemos alguien a quien perdonar?
5. ¿Hay algo que restituir a otro a quien hemos dañado?

II. El PROPÓSITO
Génesis 45: 1-5
1 No podía ya José contenerse delante de todos los que estaban al lado suyo, y clamó: Haced salir de mi presencia a todos. Y no quedó nadie con él, al darse a conocer José a sus hermanos.
2 Entonces se dio a llorar a gritos; y oyeron los egipcios, y oyó también la casa de Faraón.
3 Y dijo José a sus hermanos: Yo soy José; ¿vive aún mi padre? Y sus hermanos no pudieron responderle, porque estaban turbados delante de él.
4 Entonces dijo José a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron. Y él dijo: Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto.
5 Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros.

Este segundo punto nos habla de un aspecto profundo del sufrimiento, las sencillas palabras “porque para” del v. 5 nos revelan que el sufrimiento tiene un propósito. Aunque sea muy difícil de creer o de aceptar el sufrimiento tiene un propósito, tiene un para qué.
En el caso de José el propósito fue salvar la tierra, su entono, de la hambruna y de manera especial preservar la vida de su familia. El sufrimiento tiene un sentido, tiene un para qué, porque la vida siempre tiene un para qué, pero este propósito no siempre se nos revela y en la práctica pareciera no tener propósito alguno.
¿Cuál es el propósito de la enfermedad, de la muerte, de lo inesperado, de la tragedia?
Este propósito responde a la pregunta ¿Por qué? Y la mayoría de las veces no tiene respuesta, pero el hecho que no se nos muestre no quiere decir que no tenga un propósito, quizá el propósito último sea demostrarnos una vez más que somos humanos y que los humanos sufrimos.
Aun así la persona puede sacar “propósitos secundarios”:
1. Fortalecer el carácter
2. Reconciliarse con alguien en medio del dolor
3. Aprender a cuidar y velar por un enfermo, si es el caso
4. Aprender a ser feliz en medio del sufrimiento
5. Aprender a consolar a otros
6. Renunciar al orgullo
7. Buscar a Dios en medio del sufrimiento

Aplicación
1. Dios siempre está trabajando y muchas veces lo hace a a través del sufrimiento
2. El trabajo de Dios, su propósito, tiene que ver con uno mismo
3. Otras veces el propósito se relaciona con algo que uno tiene que aprender con otros.

 III. El Plan
Génesis 50:15-20
15 Viendo los hermanos de José que su padre era muerto, dijeron: Quizá nos aborrecerá José, y nos dará el pago de todo el mal que le hicimos.
16 Y enviaron a decir a José: Tu padre mandó antes de su muerte, diciendo:
17 Así diréis a José: Te ruego que perdones ahora la maldad de tus hermanos y su pecado, porque mal te trataron; por tanto, ahora te rogamos que perdones la maldad de los siervos del Dios de tu padre. Y José lloró mientras hablaban.
18 Vinieron también sus hermanos y se postraron delante de él, y dijeron: Henos aquí por siervos tuyos.
19 Y les respondió José: No temáis; ¿acaso estoy yo en lugar de Dios?
20 Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo.

Este tercer punto extraído de la vida de José es sorprendente y difícil de entender. Dice que en medio del sufrimiento Dios tiene un plan.
No puedo decir si el sufrimiento mismo es el plan de Dios, como lo sugieren algunos, aunque sin una base bíblica suficiente tomando algunos pocos versículos oscuros del AT que dicen que Dios mismo envía y produce el sufrimiento.
Lo que es más notorio en la Biblia es que Dios usa el sufrimiento, hay un plan divino, En la vida de José lo había “Dios lo encaminó a bien”. Estas palabras indican que había mal de por medio, pero que Dios, en sus planes lo usó, lo tomó, cumplió sus planes a partir de la maldad que otros habían hecho.
Este es un acto soberano y maravilloso de Dios, su gracia manifestada de manera sobrenatural para tomar el mal, la maldad, el pecado de otros sobre las personas y encaminarlo para bien.
En la vida de José Dios tomó:
1. Los errores de Jacob
2. La ingenuidad de José
3. La violencia de sus hermanos
4. Una cultura mercantil inhumana como la esclavitud
5. Los deseos sexuales impropios de una mujer
6. La rigidez de un hombre poderoso
7. La soledad, el abandono, la depresión, la muerte
8. El exilio, el despojo
¡Y lo encaminó para bien! ¡Para cumplir sus planes!
El sufrimiento es un aspecto de la vida que no podemos comprender y frente al cual, como creyentes debemos:
1. Reconciliarnos con el sufrimiento (forma parte de la vida y de la vida cristiana)
2. Hacernos responsables (Decidir como lo voy a vivir, ¿Víctima o vencedor?
3. Gozarnos (Buscar la alegría del Señor)
4. Confiar en el Señor (sin entender los por qués)
5. Adorar a Dios ( Él es soberano, yo soy su hijo)
6. Poner nuestra mirada en el cielo                       
Ilustración
Nick Vujicic
"Nací en Australia y doy gloria a Dios porque usó mi testimonio para tocar miles de corazones alrededor del mundo. Nací en 1982 sin extremidades y no hay una explicación científica para este defecto. He tenido que encarar cambios y obstáculos. Me gustaba ir a la escuela y trataba de vivir como todos los demás, pero en mis primeros años enfrenté rechazos y burlas. Era muy difícil, pero con la ayuda de mis padres desarrollé aptitudes y valores que me ayudaron a aceptarme y avanzar. Sabía que yo era diferente por fuera, pero en mi interior era exactamente igual a los demás. En muchas ocasiones me sentía decaído y no quería enfrentar la realidad negativa. Hubo momentos en que caía en la depresión y el enojo porque no podía cambiar mi físico. Aprendí que Dios nos ama a todos y cuida de cada uno de nosotros, pero no podía entender por qué me había hecho así si me amaba. Así que seguí con mi vida como es ahora y nadie puede cambiar lo que está hecho. Llegué a pensar en terminar con mis penas y mi vida. Mis padres y mi familia, estuvieron siempre ahí dándome fuerza. Para contrarrestar mis problemas emocionales, de autoestima y soledad, Dios me movió a compartir mi historia y experiencias para ayudar a otros a enfrentar sus vidas y ver bendiciones en los obstáculos. Me animé a inspirar a otros a usar su potencial al máximo y alcanzar sus esperanzas y sus sueños. Me apasiona llegar a la gente y ponerme en manos de Dios para lo que Él desee hacer, Él marca el camino y yo simplemente lo sigo.
Aplicación
1. ¿ Soy capaz de reconciliarme con mi propio sufrimiento? Aceptar a mi hijo enfermo, mi hijo con una orientación sexual distinta, mi familia tóxica, mis limitaciones físicas, mi pobreza
¿sigo luchando con ello o lo acepto como el plan de Dios para mi vida?
2. ¿Soy capaz de creer que Dios tiene un plan en medio de mi propio sufrimiento?
3. ¿Soy capaz de ser fiel a pesar del sufrimiento, esperando el día de la redención final y plena?
4. ¿Soy capaz de servir a Dios y permitir que sus planes se cumplan en mi vida aunque las cosas nunca sean como yo creo que deberían ser?
Conclusión
La vida de José, en su etapa final nos enseña estas tres lecciones:
Para aprender del sufrimiento tenemos que creer en:
-El PERDÓN
-El PROPÓSITO
-El PLAN
Los tres son obra de Dios para sus hijos, en creerlos y obedecerlos haya bendición y esperanza